¿Por qué leer? Porque cada vez que lees un libro, un árbol sonríe al ver que sí hay vida después de la muerte. Sabes que un libro es interesante cuando pasas las páginas sin darte cuenta. Leer, la forma más barata de viajar.

domingo, 17 de junio de 2012

Primeros capítulos: Pomelo y Limóm

Jorge y María son dos adolescentes como tantos otros: salen con sus amigos, se comunican con ellos en las redes sociales, se enamoran... Todo esto sería normal si las madres de María y Jorge no fueran tan famosas. Los dos chicos se ven envueltos en una espiral de rumores de la que solo salen recordando que las palabras que elegimos para contar nuestra historia son las que realmente dan forma a nuestro mundo.




Martes


Querido Jorge:

Chico listo. Sabía que darías con la contraseña, con nuestra contraseña. Perdona que lo haga tan complicado, pero es que ya no sé en quién confiar. Estoy paranoica. Veo espías por todas partes. Hasta en la piscina. Son como cocodrilos. Están inmóviles durante horas, esperando. El agua está quieta. Hasta que de repente, un pequeño temblor en la superficie del agua y, ¡zas!, asoman sus ojos. Y lo peor no son sus ojos. Lo peor es lo que viene después: un chapoteo bestial y esa boca llena de dientes.

Ahora mismo no dejo de pensar que alguien podría estar leyendo esto.

Cuando me asomo a la ventana, me imagino que están mirándome, fotografiándome. Los que esconden las fotos en archivos bajo llave, los que no publican las fotos, los que controlan la conexión… Mis cocodrilos, los que rodean a mi madre.

Cuando salgo de casa, están los otros. Los que sí publican las fotos. Tus cocodrilos, los que persiguen a tu madre. Pero ellos no me fotografían.

Entonces, ¿por qué tienen que apuntarme con la cámara como si fuera un arma? ¿No ven que me siento encañonada? Me dan ganas de rendirme.

—Dispara —le he dicho hoy a uno de ellos.

Él se ha apartado la cámara de la car ay me ha mirado. Creo que con pena.

Lo he dicho de corazón. Necesito que alguien dispare, que alguien haga algo.

Pero aquí nadie se atreve a disparar. Y eso es lo peor. Esta calma tensa, esta espera… ¿A qué? ¿A qué esperamos?

Necesito que ocurra algo.

María

PD1: Cuéntame qué dicen de nosotros.

PD2: No, mejor no.


¿Y si lo hacemos nosotros? ¿Y si no esperamos a que ocurra? 

Descripció: http://img51.imageshack.us/img51/380/11copiah.jpg

Capítulo 1




Alguien ha hecho algo. Algo que va a cambiarlo todo. Alguien ha recogido las cartas que escribió María,
los dibujos que hizo Jorge, y ha escrito su historia desde el principio, esta historia.
Esta historia es una campaña. Solo que es una campaña al revés.
Porque esta, al contrario que todas las campañas, se ha hecho para que dejen de hablar de ella. No es una campaña de publicidad. Es una campaña de privacidad.
Publicidad ya tienen suficiente. Hasta ahora todo el mundo ha hablado y ha oído hablar de algunos de sus personajes: de Jorge, de su madre, de la madre de María... Sería raro que tú no hubieras cotilleado algún día sobre ellos. Los has visto en la televisión, los has rastreado en internet, has visto sus fotos en las revistas, igual los has buscado en Facebook... Pero no creas que conoces su historia. Solo sabes algunos datos, y no todos son ciertos.
La historia, lo que hace que los datos tengan un sentido, no se había escrito hasta ahora. Cuando la leas
dirás: «Aaah, claro». Porque esa es la misión de las historias: dar luz, hacer claros.
Imagina un bosque lleno de maleza. Esa es la realidad. También tu realidad. Y ahora ábrete paso, desboza un camino, crea un claro en ese bosque, tu bosque, donde sentarte comodamente a descansar. ¿Cómo? Cuenra la historia, desemboza a palabrazos la desordenada realidad. Crea un claro. Ese milagro produces cada vez que te cuentas la historia de tu vida. Y a ese milagro asistes cada vez que escuchas o lees una historia. Como ahora.



MIÉRCOLES

Querido Jorge: No puedo estar sin ti. Me muero.
No creas que exagero. Es como la historia de la madreselva que nos contó la Perales. Seguro que no te
enteraste bien. En ese momento estabas dibujando. Dibujándome. Fue la primera vez que me dibujaste como una reina, con corona y todo,corno la protagonista de la historia.
Y la historia era esta:
El caballero Tristán y la bella Iseo estaban locamente enamorados. Pero Iseo había tenido que casarse con el rey, que era además el tío de Tristán. Cuando el rey se enteró de que su mujer y su sobrino Tristán se veían en secreto, lo expulsó del reino.
Un año entero estuvo Tristán viviendo en el bosque, huido. Veía una flor y le recordaba a Iseo. Llovía y
la lluvia le recordaba a Iseo. Sé lo que es eso.
Hasta que un buen día, Tristán se enteró de que pronto pasarían por el bosque el rey y su comitiva.
«El rey y su comitiva». Así le dijo un campesino. Y Tristán tradujo: «El rey y la reina. Iseo...».
Entonces Tristán cogió una rama de avellano y talló con su cuchillo este mensaje para su amada: «Iseo,
tú y yo somos como la madreselva que se enrosca en el avellano. Juntos pueden vivir largos años, mas si alguien pretende separarlos, muere el avellano enseguida y la madreselva también. Igual es nuestro destino: ni vos sin mí, ni yo sin vos».
Ni vos sin mí, ni yo sin vos.



ESE TRISTÁN DEBÍA DE SER UN GENIO HACIENDO CHULETAS. YO NO PODRÍA ESCRIBIR NADA NI PARECIDO, Y MENOS EN UNA RAMA. YA SABES QUE ESCRIBIR NO ES LO MÍO. PERO YO TAMBIÉN...


Descripció: http://s2.subirimagenes.com/privadas/previo/thump_185194817.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Os gusta lo que he reseñado, comentado o pregundo? Si es así comentad, sino, ¡también! Pero por favor: sed respetuosos. Gracias.