¿Por qué leer? Porque cada vez que lees un libro, un árbol sonríe al ver que sí hay vida después de la muerte. Sabes que un libro es interesante cuando pasas las páginas sin darte cuenta. Leer, la forma más barata de viajar.

domingo, 12 de octubre de 2014

Relatos #1: La vida al otro lado del Mediterranio

¡Hooola!

Hoy os traigo una nueva sección donde poco a poco os iré contando una historia. Esta historia esta basada en la vida de una persona a la que llamaremos Rose. Espero que os conmueva los sentimientos, porque tiene un poco de todo: drama, romance... incluso un poco de acción.
He ido recabando a momentos, lugares y testimonios que me han llevado a mí (junto con otra persona) a hacer esta historia. 

CAPÍTULO 1: COMO ERA ELLA

Nació en el norte África, en una ciudad muy bonita llamada La ciudad de los Rosales.
Rose, que así es como se llama, era una niña muy feliz. Lo que más que le gustaba a ella era la naturaleza y el campo porque se sentía libre, feliz y concentrada. Recuerda perfectamente como le encantaba perderse en un lugar muy secreto, que le hacia inspirarse en sus ideas sobre la vida aunque solo tuviera 5 años: ese lugar era la cabaña donde su padre realizaba sus proyectos puesto que Karim era ingeniero mecánico.

Rose tenía tres hermanas más, todas ellas chicas y cada una de una forma de ser: su hermana la mayor Faisa era la inteligente y la más pícara, la segunda Hasnah era la tímida pero con buen corazón mientras que Selma era egoísta aunque muy especial. El padre de Rose quería tener un barón, un hijo, pero no pudo ser. Él no era nada machista todo lo contrario, era un hombre muy liberal y sencillo y amaba a sus hijas pero, como cualquier familia musulmana, quería tener un primogénito.

Farida, su madre, era una costurera muy popular en su ciudad puesto que tenía un don artístico para aquello. Tenía mucha faena y fama y, aunque su madre no le dijera a nadie su secreto Rose lo sabía: escogía las perfectas medidas para cada silueta. ¡Y vaya si lo hacía! Siempre que le sobraba tela de las prendas lo aprovechaba para hacer vestidos a la muñeca de la pequeña Rosie. 
La muñeca era preciosa con su melena rubia y sus ojos azules brillantes. Era su bebé, una persona enanita. Rose le contaba todos sus secretitos ya que, aunque solo fuese un juguete, siempre le escuchaba y le entendía cosa que ninguna de sus 3 hermanas hacían. Se sentía muy sola, aislada y apartada, pero, a pesar de todo aquello ella era muy feliz consigo misma. O al menos hasta que su vida dio un cambio radical.


Bueno y hasta aquí el capítulo 1.

¿Qué os parece? ¿Os ha gustado? ¿Cambiarías algo?

Bye.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Os gusta lo que he reseñado, comentado o pregundo? Si es así comentad, sino, ¡también! Pero por favor: sed respetuosos. Gracias.